Explorando los templos de Angkor

Después de dejar atrás las tierras del Delta del Mekong en Vietnam, llegamos cargados de ilusión a Camboya. Era la visita soñada del sudeste asiático junto con la Bahía de Halong. Y superó con mucho nuestras expectativas, porque Camboya es más que un templo en medio de la selva, es la sonrisa de sus gentes, tranquilas y afables, acogiéndote con los brazos abiertos en uno de los países más pobres de Asia.

La ciudad de Siem Reap es la más turística de Camboya, porque en ella se realizan las visitas a los templos de Angkor. La ciudad dispone de multitud de complejos turísticos, restaurantes y una gran actividad nocturna. Además posee un aeropuerto internacional, donde llegan vuelos todos los días desde Vietnam, Thailandia y Phnom Penh, para recibir a los numerosos visitantes que recalan cada año en la ciudad. (nosotros volamos con la compañía angkor-air), aunque también está comunicada por carretera con la capital de Camboya, el trayecto  de 320 Km se hace largo debido a las precarias carreteras del país, aproximadamente unas seis horas de viaje.

El reino de Camboya tuvo su época de esplendor en los siglos IX-XIII recibiendo el nombre del Reino de Kambuya, llegando su dominio hasta las tierras del delta del Mekong. Siglos más tarde, formó parte del protectorado francés junto con Vietnam y Laos, formando la denominada Indochina Francesa. 

Durante los años 1975 y 1979 el partido comunista de los jemeres rojos llegó al poder con el dictador Pol Po, en estos años hubo un exterminio masivo de la población, a esta etapa se la conoce como Genocidio Camboyano. Un periodo triste para el país, y que hoy en día poco a poco se va superando. Desde el año 2003 tienen al monarca Norondom Sihamoni como máximo representante del Estado, nosotros cuando estuvimos era su cumpleaños y lo celebraron con tres días de fiesta.

Para viajar a Camboya conviene hacerlo en la época seca, porque en la época de lluvias cuyo comienzo  es a partir de Junio, éstas pueden estropear bastante la visita a los templos, sobretodo desde Agosto a Octubre. Ya que en la época monzónica puede pasarse el día lloviendo, y los templos se embarran y quedan anegados por el  agua.

Nuestro hotel seleccionado fue El Victoria Angkor, ubicado en Siem Reap como la mayoría de los hoteles elegidos por los viajeros que pretenden conocer los templos de Angkor. Es un hotel de aspecto colonial que te lleva a la época de los exploradores y aventureros del siglo XIX, a pocos minutos del viejo mercado de Siem Reap y a 7 Km del aeropuerto.

 

Antes de ponernos a descubrir los templos camboyanos hay que tener en cuenta algunos consejos para la visita, aunque solo las partes superiores de algunos templos como Angkor Wat es obligatorio llevar ropa por debajo de las rodillas y tener los hombros cubiertos, aconsejo ir con pantalones cómodos largos o tipo palazzo, para evitar el calor y protegerse del sol. También llevar gorro, utilizar protector solar sin aroma, sandalias de trekking y repelente para los mosquitos, sobretodo al atardecer y al amanecer. Para la malaria en nuestra visita a Camboya tomamos malarone, ésto es algo muy personal porque no es obligatorio, ya que en Siem Reap casi no existe malaria.

El primer día de nuestra estancia de tres en el país, nos pusimos a explorar los  primeros templos a las pocas horas de aterrizar. Hay una taquilla donde se puede sacar la entrada para los templos para 1 día, 3 o una semana, allí mismo te sacan la foto para el pase. Nosotros teníamos un guía personal para los días en Camboya, una buena manera de conocer todos los rincones con buenas explicaciones y con un medio de transporte. Y así disponer de aire acondicionado en los trayectos entre unos lugares y otros, ya que Camboya  es un país  barato y te puedes permitir este tipo de lujos.

Y si quieres recortar en tus gastos, puedes realizar la visita contratando un tuk-tuk o hacerlo en  moto.

El primer día visitamos el grupo llamado de Rolous, que incluye el Templo Preah Ko, Bakong y Lolei. Este conjunto de templos jemeres se encuentran a 13 kms de Siem Reap, y constituyen las muestras más antiguas de esta civilización, que hoy en día se pueden recorrer en esta zona de Camboya. Indravarman I estableció allí su capital llamada Hariharalaya durante los años 877 y 889.

El templo de Preah ko fue nuestro primer contacto con el arte jemer. En ese pequeño instante supe que todo lo que había conocido anteriormente, no sería nada comparable con lo que escondía este pequeño rincón del mundo.

El pequeño templo hindú de Preah Ko se encuentra consagrado a Shiva y está formado por seis torres o prasats de ladrillo dedicadas a los antepasados del rey, donde destaca la profusa decoración de sus dinteles y las columnas que flanquean las puertas de sus torres. También es conocido por el nombre del templo del “toro sagrado” porque se encuentra protegido por tres estatuas de toro llamados nandi en la mitología hindú.

DSC03233
Templo de Preah Ko

 

El templo Bakong también está dedicado a Shiva, encontrándose mejor conservado que el anterior. Dentro del grupo de Rolous visualmente  es el más espectacular, por tratarse de una pirámide cuadrada de arenisca y denominándose templo de montaña en el arte jemer. Lo más destacable son los elefantes que se levantan en las esquinas de la construcción.

DSC03245
Templo de Bakong

Y para finalizar nuestro primer día de visitas en Angkor descubrimos el último templo del grupo de Rolous, el templo hinduista de Lolei. El nombre del templo se cree que proviene del antiguo nombre hariharalaya, “ciudad de harihaya”. También está dedicado a Shiva como los anteriores, tiene una decoración y una estructura  muy parecida a la del Preah Ko, aunque con cuatro torres de ladrillo. Se diferencia de los anteriores en que se colocó en una isla para que representará el monte Meru rodeado por los océanos del mundo.

DSC03255
Templo de Lolei

Que pena que mientras lo visitábamos se encontrará tapado por los andamios, ya que en este momento se están realizando trabajos de restauración debido a su mala conservación. Aprovechando que estábamos por allí, hicimos una visita rápida al pequeño monasterio budista colindante.

2 DIA EN SIEM REAP: Templo de Angkor Wat y Angkor Thom.

Hoy era un día muy especial porque conocer los Templos de Angkor Wat y Angkor Thom declarados Patrimonio de la humanidad en 1992 no es cualquier cosa, si no es conocer el templo religioso más grande del mundo y uno de los más misteriosos. Pero por muchos calificativos, descripciones e historia de sus orígenes, y evoluciones a lo largo del tiempo que pueda narraros, es difícil describir la sensación que un viajero siente viendo por primera vez amanecer en Angkor Wat o caminando entre los rostros de Bayon.  Si me preguntarán ¿Son los monumentos más bellos que se puedan visitar en la tierra? mi respuesta seria afirmativa, tal vez porque no fueron  diseñados para vivir, si no como morada de los dioses en la Tierra.

El templo de Angkor Wat es el ejemplo más significativo del explendor clásico del arte jemer. Su nombre  en camboyano significa ciudad y Wat en jemer templo, “ciudad como templo” y fue consagrado al dios Vishnú, el preservador de la bodad, una de las tres deidades más importantes del comos hinduista.

Fue construido por Suryavarman II (1113-1150), en el se alojaba el palacio real, la ciudad y el templo principal. Sigue el esquema hinduista clásico, formado por tres recintos rectangulares concéntricos, el interior más pequeño y elevado con cinco torres con forma de flor de loto, la más alta representa el monte Meru y las torres más pequeñas las montañas que lo rodean. Todo el conjunto está bordeado por un lago que simboliza los océanos y además servía para la evacuación del agua  durante las lluvias monzónicas, y así evitar los movimientos de tierra y preservar su estabilidad. Después estaría el muro perímetral, donde interiormente también encontramos dos bibliotecas exentas  y finalmente la plataforma donde se levanta el templo piramidal o bakan.

Pero a parte de su belleza estructural Angkor Wat sobresale por su abundante  decoración  en todo el recinto, desde figuras femeninas hasta motivos decorativos de gran delicadeza y perfección.

En definitiva un monumento extraordinario que ha pasado desde su concepción hinduista hasta su transformación budista, sin que los monjes lo hayan abandonado en ningún momento. Aunque en un periodo cayó en el olvido para los occidentales y fue descubierto de nuevo en el siglo XIX por el naturalista francés Henri Mouhot, quien dijo del templo “Una creación arquitectónica que nunca ha tenido, ni jamás tendrá, parangón en el mundo”. Hoy en día se muestra restaurado desde que fue nombrado Patrimonio de la humanidad, mediante el método de anastilosis o reintegración. Y resplandece como símbolo de un país mostrándonos su figura en la bandera.

 

Después de recorrer el templo de Anghor Wat durante tres horas con nuestro guía Sharon, nos desplazamos al cercano Angkor Thom. Nunca pensé que el templo que íbamos a visitar seria aún más espectacular que el que habíamos dejado atrás. Los que amamos la arqueología y el arte, es un descubrimiento para los sentidos el explorar las caras misteriosas de Bayon. Te sientes como un aventurero  dentro de una  película, quizá lo mismo que sintió Hiran Bingham cuando se topó de lleno con la ciudad de Machu Picchu.

DSC03431
Una de las puertas de Angkor Thom

La ciudad de Angkor Thom tuvo su apogeo después del declive de Angkor Wat, ya que ésta fue saqueada varias veces por el reino de Champa. Fue construida por el rey Jajavarman que reinó durante el siglo XII y su nombre significa gran ciudad. La vieja metropoli jemer levantada a orillas del rio Siam Reap, dispone de cinco entradas con recinto amurallado, dentro del cual se conservan varias construcciones, siendo la de Bayon las más significativa.

El Templo de Bayon se levantó siguiendo la tipología del cosmos hinduísta, aunque se trata de un templo budista, en el cual sobresalen sus más de doscientas caras de buda sonriente dispuestas en sus 54 torres. Paseando entre sus piedras es difícil no sobrecogerse ante tanta belleza y magnetismo, sin olvidar que el pueblo jemer desconocía el uso del arco y sus bóvedas se realizaban por aproximación de sillares, sin que por ello pierda un ápice de su armonía estructural.

Dentro de la visita hay que observar con detenimiento sus  bajorrelieves representando con minuciosidad la vida cotidiana del pueblo jemer.

También dedicamos un rato a recorrer otras construcciones dentro de Angkor Thom como son el templo de Baphuon,  Phimeanakasla Terraza del rey Leproso y la Terraza de los Elefantes.

DSC03442 - copia

Terminamos un día tan intenso descansando en las instalaciones del hotel y cenando en uno de los restaurantes que ofrece la turística población, en este caso en Cambodian BBQ Restaurant, degustando  un surtido de carnes del mundo regadas con un vino australiano.

DIA 3 SIEM REAP: TA PROHM, BANTEY SREY, BANTEY KDEI, Y EL TEMPLO DE MEBON ORIENTAL.

Dentro de nuestro itinerario no teníamos organizada la visita para  ver amanecer en Angkor Wat, pero  nuestro chofer se ofreció por un módico precio a llevarnos, nos vino a buscar a las 5 de la mañana al hotel, para contemplar el amanecer. Allí nos esperó hasta las 7 de la mañana y regresamos para desayunar y proseguir  las visitas del día. No sabíamos si merecería la pena el madrugón, porque el templo ya lo habíamos visto con anterioridad. Pero vaya si mereció, solo mostraros el video que sacamos a esas horas del alba para  decidir si vale la pena.

Era el último día en este fascinante país del sudeste asiático, dedicamos la mañana a ver los templos que nos faltaban en nuestro viaje, no eran todos los que hay en la zona, pero sí los más significativos. Además es mejor disfrutar de una visita tranquila de los templos más sobresalientes, que no querer ver todos, y al final no disfrutar de nada.

Comenzamos nuestro recorrido del día por el tan fotografiado y filmado templo de Ta Prohm, que nos hace trasladarnos a la película de Angelina Jolie donde da vida a la arqueóloga Lara Crolf.

Ta Prohm es la única construcción que ha permanecido prácticamente igual como en el siglo XIX se encontraron los occidentales. La falta de intervención en el templo permite observar como la jungla lo invadió cuando fue abandonado, apareciendo entre sus piedras de arenisca árboles dentro del monasterio, como si formaran parte del diseño original, haciendo del conjunto increíblemente extraordinario y diferente a cualquier otro que visitamos.

El templo se levantó en el siglo XII por el rey Jayavarman VII y fue dedicado a la madre del rey. El nombre de la construcción significa “Monasterio real” y fue regentado por monjes budistas, aunque en épocas posteriores se transformó en hinduísta.

Por todo ello es uno de los templos que en cualquier visita a Siem Reap no debe de faltar en el recorrido. Junto con Bayon y Angkor Wat, forma parte de mi top  de las tres visitas recomendadas en este viaje.

Muy cerca de este último templo recorrimos el templo de  Bantey Kdei, que pertenece al mismo estilo de Ta Prohm y significa “ciudadela de las celdas”

Más alejado que los templos visitados anteriormente, se encuentra el Templo de Bantey Srey, una joya escondida a 25 kms de Seam Reap. Dedicado a Shiva y mandado construir por un brahman en el siglo X, se caracteriza por estar levantado en arenisca roja. Me sorprendió mucho este complejo llamado “ciudadela de las mujeres o de la belleza”, ya que no tenía conocimiento de él hasta que lo visitamos. Y realmente es una belleza, su fina miniatura de motivos vegetales en color rosado y sus esculturas de bailarinas celestiales, lo hace diferente al resto de los templos recorridos. Destaca sobretodo por los singulares guardianes que custodian cada escalinata que conduce a sus prasats o torres.

DSC03705
Templo de Bantey Srey

Todo viaje tiene su final, y con mucha pena en el Templo de Mebon Oriental concluimos nuestra exploración por los monumentos jemeres de Camboya.

El Templo de Mebon también está dedicado al dios hinduista Shiba, y se levantó en una isla que hoy en día se encuentra seca, pero que en siglo X estaba rodeada de abundante agua. Lo más representativo a diferencia de otros templos, son sus esculturas de elefantes que se levantan en cada una de las esquinas de la construcción.

 

Finalizamos nuestras últimas horas callejeando por el  pequeño pueblo de Siem Reap, y cenando en un precioso restaurante camboyano, todo un descubrimiento el Square 24, tanto por su decoración como por su deliciosa comida autóctona. Y recordando los increíbles momentos que guardaremos para siempre, como ese amanecer en Angkor.

DSC03572

Un comentario sobre “Explorando los templos de Angkor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s