Grecia

  • Ciudad inicial: Atenas.
  • Ciudad final: Atenas.
  • Fecha del viaje: Septiembre de 2006.
  • Forma de viaje: Libre + Tour organizado.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Acropolis de Atenas desde Lycavittos

El viaje de este año lo planteamos de otra manera. Decidimos ir a un sitio en el que pudiésemos estar algún tiempo libres y hacer algún circuito. Elegimos Atenas y la Grecia continental.

Estuvimos tres días en Atenas y posteriormente hicimos un circuito por la Grecia histórica, tanto la continental como por el Peloponeso, para volver de nuevo a  Atenas y estar un par de días más antes de volver a España.

En Atenas, nos alojamos en el Hotel Jason Prime. El hotel está al lado de la Plaza Omonia, una de las principales y céntricas plazas de la ciudad, muy bien comunicada con los puntos remarcables de la ciudad.

Este hotel estaba bastante bien, limpio, relativamente nuevo y con un personal amable. El buffet del desayuno era correcto, salvo el café, que era realmente malo.

La zona del mismo es un tanto oscura, con calles estrechas y con un ambiente un tanto sórdido que no inspira confianza. Por la Plaza y alrededores es fácil ver gente trapicheando, pero nosotros no tuvimos absolutamente ningún problema. Eso sí, he vuelto a leer opiniones del hotel, y remarcan mucho lo poco recomendable que es la zona, sobre todo tras las circunstancias políticas y económicas que han bombardeado últimamente a la zona.

Como llegamos después de comer, aprovechamos bastante la tarde y fuimos, como primera parada a la Plaza Syntagma, sede del gobierno de la nación y escenario de las grandes revueltas vividas estos años en la ciudad. Es una plaza grande, verde, y a dos niveles, en el que en la parte superior está el Parlamento y en la inferior el parque y varios hoteles de los caros.

Al lado del Parlamento, están los Jardines Nacionales, con hermosos y tranquilos rincones, pero no dejan de ser parecidos a cualquier parque de cualquier gran ciudad.

Atravesándolos, se llega directamente al Estadio Panatenaico, sede de los Juegos Olímpicos de 1896, los primeros de la Era Moderna.

Estadio Panatenaico

Caminando hacia esl oeste unos 600 metros, se llega al Templo de Zeus Olímpico. Mas bien a sus ruinas, pues lo que queda en pie son un pequeño grupo de inmensas columnas de estilo corintio. Desde aquí, hay una bonita vista de la Acrópolis con el Partenón en primer plano.

Volvimos a cenar al hotel, pues habíamos cogido media pensión. ERROR. Alojamiento y desayuno es el plan perfecto. No veáis el tiempo que se pierde volviendo a los hoteles a comer o a cenar. Os repito lo dicho en anteriores entradas. Mezclaros con la gente y conocer las zonas y gastronomías locales.

En este caso nos vino bien, pues cayó una de las mayores tormentas que recuerdo, por lo que nos libramos de una buena mojadura.

Por la noche, tomamos el primer contacto con la zona de Plaka y Monastiraki. Aquí, está el Agora Romana y la Torre de los Vientos, pero lo mejor es la vida que tienen estos barrios unidos, en los que, al estar plagados de tiendas y restaurantes, tienen una atmósfera ideal para pasar un muy buen rato. No dejéis de venir aquí cuando estéis en Atenas. Pero no os hospedéis en estos barrios, pues el bullicio nocturno os puede rebajar las horas de sueño.

Siempre, repito SIEMPRE, mirad y buscad los hoteles en www.tripadvisor.com. También es muy válida para buscar restaurantes y puntos de interés de las ciudades, de las que muchas se pueden descargar en los Smartphone para utilizar sin gasto de datos. Esta página acierta siempre, pues las opiniones son de los usuarios, y no hay solo fotos y comentarios de catálogo que presentan los establecimientos hoteleros.

Al día siguiente, y con mucho calor ya a primera hora de la mañana, fuimos a ver la Acrópolis.

Es de esos lugares que pagan una visita. Mundialmente reconocido, la historia que tiene este lugar es única. Al igual que las vistas desde ella. Notas enseguida que estás en un landmark planetario, pues hay hordas de turistas. Mejor ir temprano y evitar sobre todo las masas procedentes de los cruceros.

Lo primero que vimos, a las faldas de la antigua ciudadela fue el Teatro Dionisos, del que quedan la escena y alguna grada.

Al lado se sitúa el Teatro de Herodes Atico, muy bien conservado/restaurado, que aun sigue siendo escenario de numerosas obras teatrales hoy en día.

La entrada a la Acrópolis se hace por los Propileos, enorme pórtico de mármol que da acceso a la misma. Dentro destacan el Erecteion, de estilo jónico donde brillan la Cariátides (más bien sus copias), el templo de Atenea Niké, y sobre todo, el símbolo de la ciudad, del país y de toda una era, el Partenón.

EL Partenon

En constante restauración, pese a todo, es un impresionante edificio de mármol blanco. De proporciones perfectas, es el único templo octástilo existente. Su estado se debe a que fue usado como polvorín por los musulmanes, y en 1867, un bombardeo veneciano lo destruyó en parte. Tras esto, se produjo el traslado de sus partes más importantes, como el friso, al British Museum de Londres.

En el Museo de la Acrópolis, se conserva alguna pieza original, como una Cariátide.

Tras contemplar las fantásticas vistas desde la Acrópolis, nos dirigimos hacia el Agora ateniense, donde están la Estoa de Attalos, que acogía tiendas en la antigüedad, y el Hefesteion, un precioso templo griego que parece un minipartenón.

Desde aquí, cogimos el metro (con estaciones y trenes nuevos desde los JJOO de 2004, solo tiene tres líneas, pero comunican todo lo importante) y fuimos al Museo Arqueológico Nacional. Probablemente el museo más importante del país.

Tras comer en el museo, experiencia que hemos repetido más veces y que siempre ha funcionado, fuimos a ver  el complejo olímpico realizado para los JJOO de 2004.

Una zona muy vistosa que destaca por lo blanca que es, lo cual es sumamente molesto en una ciudad con tantas horas de sol, por lo abandonada que se veía, pues había todavía restos de los Juegos de hacía dos años, y sobre todo, porque no había ni una sombra. Se notaba la mano de Calatrava, que es experto en hacer obras poco funcionales y llenas de taras. Vamos, que sobró la visita.

Cenamos en la zona cercana a la subida al monte Lycavittos, porque pese a tener la cena incluida en el hotel, nada mejor que las gastronomías locales. Sobre todo cuando en cualquier país del Mediterráneo es tan sumamente buena.

La subida a Lycavittos es una de las visitas obligatorias de Atenas. Es una subida larga pero tiene un truco: coged el funicular. Así es mucho más fácil. 😉

En la cima, aparte de un restaurante, hay un mirador desde la que se contempla toda la ciudad, incluso El Pireo y el puerto. Las vistas son fantásticas. Para bajar, de nuevo el funicular facilita las cosas.

No temáis ir por la noche por aquí porque es una zona muy animada y de alto poder adquisitivo, por lo cual siempre respiras seguridad.

Al día siguiente, comenzamos nuestro periplo por el Peloponeso y por la Grecia continental.

La primera parada fue en el Canal de Corinto, un angosto paso artificial para evitar que los barcos rodeasen la península del Peloponeso.

Seguidamente, nos dirigimos hacia Epidauro, antigua ciudad griega con un teatro impresionante y una excelente acústica. Como curiosidad, si te colocas en el escenario, en el lugar marcado con un punto, hablando a volumen normal, tu voz se oye por todo el teatro.

En este enclave, también existe un museo de antigüedades clásicas.

Teatro de Epidauro

La próxima parada fue Nauplio, ciudad costera, pintoresca y protegida por murallas y un torreón de defensa en medio de la ensenada. Bonita parada.

Mas tarde, llegamos a Micenas, histórica ciudad que dio nombre a una civilización.  Destacan la imponente Puerta de los Leones y el Tesoro de Atreo.

Cruzando el Peloponeso, nos encontrábamos con un paisaje increíble que lamentablemente, el verano siguiente fue pasto de las llamas en prácticamente su totalidad.

A última hora, llegamos a Olimpia. Así que tras cenar y dar un paseo por las afueras del hotel, nos fuimos a dormir.

La visita a Olimpia, cuna y sede de los Juegos Olímpicos, fue mejor de lo que pensaba. Dentro de lo que son unas ruinas de hace más de 2500 años, está todo muy bien cuidado y sin opción a pérdida. Es una visita interesante, al igual que el Museo Arqueológico de la localidad.

Estadio de Olimpia

De vuelta a la carretera, abandonamos el Peloponeso y volvimos a la Grecia continental dirección Delfos, a donde llegamos para cenar. Nos alojamos en un coqueto hotel con unas vistas impresionantes de la zona.

Al llegar al yacimiento, lo primero que te impresiona es el entorno. Es magnífico.

Lo primero que visitamos fue el Tholos, probablemente la foto más conocida de la zona. El emplazamiento es mucho más grande y bello de lo que imaginaba. He estado en varias ruinas de varias épocas y estas me parecen majestuosas y mágicas.

Tholos de Delfos

La ciudad se dividía por una calle principal que subía en zigzag hasta el estadio. En el camino había templos y un teatro de tamaño medio.

Actualmente se conservan varios mosaicos de la época y multitud de inscripciones que han facilitado la comprensión y el estudio del lugar. La visita se completa con un pequeño museo.

De vuelta al autocar, pusimos rumbo a Meteora, en la región de Kalambaka.

Meteora, famosa por sus monasterios bizantinos enclavados sobre inaccesible pináculos de roca, fue en su dia un enorme río que erosionó de esa manera tan espectacular su cauce. El acceso a los mismo era por escalas apuntaladas en la roca, por poleas o por escaleras y túneles excavados en la roca. Hoy en día, solo unos pocos están habitados y se utilizan los de más fácil acceso como reclamo turístico.

Monasterio de Meteora

A todos los que vengáis por Grecia, no dejéis de venir aquí. No está cerca de Atenas pero merece tanto la pena que no os arrepentiréis.

Eso si, aunque las mujeres vengan cubiertas, tendrán que utilizar unas telas para cubrirse de cintura para abajo para entrar en los templos.

De vuelta a Atenas, se produce en paso de las Termopilas, un lugar muy escarpado donde una estatua conmemora la famosa batalla que allí tuvo lugar.

Una vez en la capital helena, volvimos a cenar a la zona de Plaka, pues es un lugar del que nunca te cansas.

Al día siguiente, nos encontramos con el cambio de guardia, que movilizaba a decenas de personas, cortando las calles anexas al Parlamento, siendo un espectáculo demasiado exagerado. Y tras ello, por ser nuestra última noche en Grecia, nos fuimos a pegarnos un homenaje al puerto deportivo de El Pireo, zona plagada de restaurantes y locales nocturnos.

El metro te lleva directamente a El Pireo. No está demasiado transitado aunque nosotros lo encontramos lleno de gente pues había derbi futbolero entre el Olympiakos y el Panathinaikos.

Al día siguiente, a media mañana, cogimos el vuelo de vuelta para España. El aeropuerto Eleftherios Venizelos de Atenas está algo alejado de la ciudad. Es muy nuevo, pues fue construido para los JJOO de 2004, y como la T4 en Barajas, tiene una terminal anexa a la que se tarda bastante tiempo en llegar, porque no hay tren lanzadera, así que venid con algo de tiempo, porque realmente, el trayecto entre una y otra es grande.

Más adelante, haré un especial de aeropuertos donde os contaré cómo son aquellos que conozco.

Para mi, fue un viaje que recomiendo en el formato en que lo hicimos, pues la estancia en la ciudad fue buena y la descubrimos a nuestro aire, y el circuito está tan bien pensado que incluso yendo por tu cuenta, sería difícil que vieses mejor los lugares y optimizases mejor los tiempos.

NOTAS:

  • Conjunto del viaje: 8/10
  • Hoteles: 
    • Jason Prime Athenas ****: 6.5/10. Hotel nuevo y bueno pero con el hándicap de la zona en la que está Eso si, muy bien ubicado en la ciudad.
  • Comida: 7.5/10
  • Ciudades/lugares:
    • Atenas: 6.5/10
    • Olimpia: 6/10
    • Delfos: 6.5/10
    • Meteora: 7.5/10
  • Compañias aereas: Spanair 6.5/10
Anuncios

Un comentario sobre “Grecia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s